París nunca volvería a ser igual, aunque seguía siendo París.